Final feliz del cuento

Surgió el amor y cambió el cuento.

Paseaban felices cogidos de la mano entre los helechos de aquel bosque frondoso.

Ella, envuelta siempre en su capa roja, se acurrucó entre sus brazos.

Y él, feroz, se la comió… a besos.


Xurdiu o amor e mudou o conto.

Paseaban ledos collidos da man entre os fentos daquela fraga frondosa.

Ela, envolta sempre na súa carapucha vermella, acubillouse nos seus brazos.

Él, feroz, comeuna… a bicos.