Función cancelada

BENVOLIO

Huye, Romeo.

La gente acude y Teobaldo está muerto.

Si te alcanzan, vas a ser condenado a muerte.

No te detengas como pasmado.

¡Huye, huye!

Yo tendría que haberte prestado hoy mi cuerpo y mi voz para hacerte visible.

Tú me habrías prestado una vida distinta durante hora y media, querido Benvolio.

No ha podido ser esta vez… el teatro de momento, ha de permanecer también en cuarentena.