Mamá

Madrugaste aquel lunes, eran apenas las siete de la mañana.

Tenías prisa por nacer, tanta que preferiste hacerlo en una camilla en los pasillos del hospital antes que entrar en el paritorio.

Te libraste por unos pocos gramos de empezar tu vida en una incubadora… ¡Eras tan pequeña!

Ese fue para tu padre y para mí, el día más feliz de nuestras vidas.

Me has contado esta historia cientos de veces.

Han pasado 55 años, 11 meses y cinco días y afortunadamente… me la sigues contando.

Feliz día mamá.

Inteligencia artificial

Ok Google, ¿cómo te llamas?, ¿cuántos años tienes?, ¿estás casada?

Así, sin pestañear, lanzó mi madre sus preguntas al altavoz inteligente. Las respuestas del dispositivo no la dejaron muy convencida, pero afirmó que la muchacha que hablaba tenía una voz muy simpática.

Intenté explicarle que se estaba dirigiendo a una máquina sin sentimientos, entonces cambió de estrategia y esta vez le pidió opinión sobre el actual gobierno, y su parecer acerca del presidente…

La tarea de hacerle entender a una mujer de 84 años las habilidades y funcionamiento de la inteligencia artificial se me antojó pelín ardua, así que la dejé conversando animadamente con el artilugio de voz simpática

Algo han avanzado en su relación, esta mañana sonaba Nino Bravo en el asistente de Google Home y mi madre le hacía los coros mientras pelaba las patatas… “un beso y una flor”.

https://youtu.be/6aoTr4N4tg4